Un nuevo panorama financiero




La existencia de Cajasur ha llegado a su fin. Requiescat in pacem. Ahora comienza una nueva época que despierta expectación y a la vez una cierta inquietud. Los nuevos propietarios, la BBK, se han expresado con cautela y han hecho manifestación de sus buenas intenciones, se han ceñido a lo que dicta el manual, y en este caso con más razón por el ambiente enrarecido que ha producido la contrariedad de que el Banco de España no se la haya adjudicado a una caja andaluza, concretamente a Unicaja la mejor posicionada.
En su afán por tranquilizarnos han cometido su primer error, su Presidente ha dicho que Cajasur seguirá siendo una caja y no saldrá de Andalucía. Todos sabemos que se convertirá en un banco y tendrá su sede en Bilbao, como le han recordado desde la Federación Andaluza de Cajas. Y es un error porque desde la caja cordobesa nos han contado tantas mentiras y nos han intoxicado tanto en su última etapa que anhelamos que en esta nueva se nos diga la verdad desde el principio, por dura que pueda ser. En esa estrategia del valium se han comprometido a mantener el nombre de la entidad, es más, a sus sucursales en Andalucía también les van a llamar Banca Cajasur. Una decisión comercial tendente a que la paloma siga presente en nuestras vidas pero al mismo tiempo también nos recordará permanentemente la faena que nos hicieron los curas asesorados por un Espíritu Santo que como ahora sabemos, no entendía nada de finanzas.
Los nuevos gestores deben saber que lo que realmente queremos es que se note que ha habido un cambio, que se va a gestionar de otra manera más racional que la que condujo a su desaparición. Y en eso sí han dicho algunas cosas interesantes. La primera es que la Iglesia no estará en ningún órgano de gobierno, faltaría más. Que los periodistas hagan esa pregunta no es baladí, todavía hay gente que sigue pensando en una maniobra oculta de los curas. Algo estarán tramando para mantener privilegios o sacar tajada. Esto lo alimentó hace unos días el expresidente , el cura Gómez Sierra, mediante un comunicado en el que decía que el Cabildo no estaba dispuesto a renunciar a sus derechos. Hay que recordarle que esos derechos ya los mantenía en el protocolo de fusión con Unicaja y los rompieron simplemente por odio a la entidad malagueña.
También es interesante que los nuevos gestores se propongan administrar la Obra Social con otros criterios muy alejados del clientelismo al que nos tenían acostumbrados, un verdadero derroche de dinero con el único propósito de comprar fidelidades. Cualquier otro criterio lo mejoraría, pero sería oportuno, prudente y más eficaz que los recursos se ajustaran a nuestra realidad, a nuestras necesidades y destinarlos a impulsar los sectores sociales y culturales más dinámicos y creativos. Los recursos de la futura fundación, bien gestionados pueden introducir cambios importantes en una sociedad como la nuestra y esto debe ser un ejemplo de que las cosas ya no son como eran antes.
Queda pendiente de resolver la reestructuración del personal, pero ya hay hecho un trabajo previo que concluye en que la plantilla está sobredimensionada y que ha costado mucho que lo admita el sindicato del Cabildo. El final de este proceso va a ser un indicador importante para saber realmente la dimensión del cambio que se ha producido en nuestro panorama financiero.

Comentarios

Entradas populares de este blog

ÉTICA Y DECENCIA

ESPAÑA

MENTIRAS