Ajuste de cuentas


1. El ingreso de España en la Unión Europea supuso un antes y un después en su desarrollo y modernización. Los fondos de ayuda han servido para que podamos disponer de unas infraestructuras adecuadas: carreteras, autovías, ferrocarriles, puertos y aeropuertos. Han mejorado sensiblemente nuestra industria y han hecho competitiva nuestra agricultura. Las ayudas a la formación de nuestros jóvenes han hecho posible una mejora en su preparación para incorporarse al mercado de trabajo. Los programas de intercambio con otros países de educadores y alumnos han abierto horizontes al conocimiento que antes eran muy difíciles de conseguir. Especialmente beneficiado ha sido el medio rural, que ha experimentado una transformación espectacular en infraestructuras, equipamientos, mejora del medio ambiente y la aparición de nuevas actividades como industrias agropecuarias y el turismo rural. La lista de los beneficios reportados es muy larga para contarla aquí, pero todos somos conscientes de que nuestro nivel de vida creció de forma notable. Lástima que no lo aprovecháramos para crear nuestra propia riqueza, en vez de dedicarnos a especular con el ladrillo.
Los países del centro de Europa, especialmente Alemania, que han sido los que han aportado la mayor parte del dinero destinado a financiar las ayudas, ahora nos exigen que nos apretemos el cinturón ¡y de qué manera! Se les olvida que su ayuda no era desinteresada, que al elevar nuestro nivel de vida nos convertían en consumidores de sus productos y elevaban sus ganancias. Un puro negocio que ahora ven peligrar y tienen miedo y mucha prisa por aplicarnos un tercer grado con el objetivo de garantizar la devolución de los préstamos que nos han concedido. Su avaricia torpe les impide ver que si nos asfixian, no cobrarán nunca. Ya en Grecia han tenido que “perdonar” la mitad de la deuda y aún así no está claro que puedan cobrar la otra mitad. Deberían pensar que si nos dejaran ser los consumistas activos que éramos hace unos años, garantizarían su dinero mucho mejor. Nos están ajustando las cuentas, aunque se equivocan totalmente: si siguen como hasta ahora, las cuentas no les van a salir nunca.

2. El Gobierno del Partido Popular se ha convertido en un fiel esbirro de estas políticas. Los brutales recortes a que nos ha sometido jibarizan nuestra economía hasta rozar la miseria para gran parte de la población. Rajoy, al que la mayoría de los españoles auparon (yo no) confiados en sus promesas y con la esperanza de que nos salvara del naufragio, ha pasado de salvador a capitán del Titanic, pero seguro que no se ahoga como le ocurrió a Edward John Smith.
Esta derecha que nos gobierna está aprovechando las circunstancias económicas para hacer un ajuste de cuentas con la transición política que hicimos en la segunda mitad de los años 70. Ellos no han variado de lo que pensaban entonces, no olvidemos que dos años antes de aprobarse la Constitución, estaba aún vigente el lema “España, UNA, Grande y Libre”, y que poco después “tragaron” con la creación de la España de las Autonomías, pero no lo han digerido, por tanto no es de extrañar que ahora disfruten imponiendo a las comunidades autónomas objetivos imposibles de cumplir y así poder controlarlas, con la excusa de la intervención. En sus filas se han oído voces que defienden su supresión —salvo las históricas, claro. Todo esto desde el reconocimiento de que los gobiernos de algunas comunidades autónomas, gobernadas por el PP, han sido un completo desastre.
Las reformas anunciadas en educación (¡poner una reválida a los niños de Primaria!), ley del aborto, reforma de la justicia, asfixia de la cultura, retrocesos en la sanidad y lo que queda por venir, conforman su programa de máximos que no figuraba en el programa electoral pero sí está en su ADN y que están imponiendo y van a imponer al socaire de la crisis económica sin dialogar con nadie, otro tic del pasado. Es decir, pretenden acabar con aquello por lo que tuvieron que transigir porque las circunstancias lo aconsejaban. Por tanto, la oposición debe hacerse desde un punto de vista ideológico porque ellos se han colocado en ese terreno. Los demócratas convencidos tendremos que volver al tajo de la lucha por defender los avances conquistados en estos decenios.
A todo esto, a la Iglesia y a las grandes fortunas, ni reñirle

Comentarios

Entradas populares de este blog

ÉTICA Y DECENCIA

ESPAÑA

ODIO