Voces de la radio


La radio entró en mi vida siendo un niño y supuso todo un acontecimiento. Las vecinas de la casa se juntaban después de comer en torno a la radio para escuchar la novela aunque  a mí me gustaba más oír en vacaciones una  de aventuras que daban por la mañana.  A las voces que escuchaba les imaginaba un rostro tan maravilloso como su voz. Eran los tiempos de EAJ 24 Radio Córdoba. Hace ya muchos años.
Después debido a mi ocupación tuve la oportunidad de verle el rostro a esas voces. Eran personas, jóvenes la mayoría, que trabajaban afanosamente micrófono en mano, con los bártulos acuestas, acudiendo a las ruedas de prensa o a la entrevistas, a la búsqueda de la noticia buena, la buena de verdad. Los recuerdo siempre corriendo de un lado para otro, con la angustia en los ojos de no llegar a tiempo a  otra rueda de prensa o  para entrar en el informativo. Ahora que había desaparecido el misterio los admiraba por su capacidad de convertir en magia su esfuerzo y los escasos medios con que contaban.
 Cuando hoy conecto la radio espero escuchar esas voces familiares, que ya tienen rostro y que forman  parte de mi hacer cotidiano. Cuando no las oigo algo cambia en mí y me altera. Quiero escuchar esas voces porque son como una prolongación de mi yo personal. Las necesito porque me dan  la seguridad de lo normal y eso es muchísimo en los tiempos inseguros en que vivimos. 

             Comentario en la SER (En apoyo de los trabajadores afectados por un ERE de la empresa).

Comentarios

Entradas populares de este blog

ÉTICA Y DECENCIA

ESPAÑA

MENTIRAS